Archive for the 'HISTORIA DE LA YMCA EN CUBA' Category

La ACJ existió en Cuba desde principios de siglo, se organizo el 12 de Mayo de 1905.

La YMCA fue conocida especialmente en los medios evangélicos destacándose grandemente en actividades caritativas y en deportes.

La YMCA de Cuba sirvió para formar, especialmente, los mejores nadadores cubanos de aquellas décadas, algunos de los cuales ganaron múltiples medallas para Cuba.

La YMCA llegó a tener en la esquina de Egido y Apodaca un excelente edificio de tres pisos con piscina y alojamiento, así como muy buenas instalaciones deportivas.

En 1936 cerró la YMCA de Cuba, sin conocerse con exactitud los motivos, aunque suponemos que la inestabilidad política del país, las crisis económicas, y posiblemente discrepancias entre los líderes extranjeros y los cubanos crearon situaciones que terminaron dicho trabajo.

En las revistas de la época, especialmente en el Heraldo Cristiano, órgano oficial de la Iglesia Presbiteriana aparecen referencias frecuentes al trabajo social y deportivo de la YMCA de Cuba.

En 1959, después de la revolución, se hicieron pequeños esfuerzos por reorganizarla, pero la dinámica del país hizo que no prosperasen.

El 28 de enero de 1991 se reorganizó la ACJ de Cuba.

A pesar de no poder obtener personería jurídica en aquel momento se inició el trabajo bajo la cobertura del entonces Consejo Ecuménico de Cuba, hoy Consejo de Iglesias de Cuba, en un acto del cuál participaron más de veinticinco personalidades del país.

En la primera Asamblea se eligió como Presidente de la Junta al entonces presidente del Consejo Ecuménico, Rev. Raúl Suárez Ramos y como Secretario al Lic. Jacobo Guiribitey, presidente de la Comisión de Estudios de Historia de la Iglesia de Cuba.

Se aprobaron el reglamento y estatutos de la ACJ de Cuba y la Junta Directiva quedó compuesta por: Rev. Orestes González Cruz, Prof. Rita Oliva, Rev. David Lee, Rev. Raúl Suárez (Presidente) y Lic. Jacobo Guiribitey (Secretario).

En aquel momento la Junta eligió al Rev. Héctor Méndez como Secretario General.

Esa fue la Junta de 1991 a 1994.
Después, de 1995 – 1996, fue la siguiente Junta Directiva:

Rev. Pablo Rodríguez Marchante (presidente)

Lic. Jacobo Guiribitey Alcalde (secretario)

Vocales: David Lee, Olga Madan, Orestes González y Basilia Figueroa;

Secretario General: Héctor Méndez.

Desde 1997 hasta el 2007 tuvimos una Junta que por su excelente trabajo se reeligió:

Presidente: Rev. Pablo Rodríguez Marchante

Vice: Rev. Orestes González

Secretaria: Pastora Basilia Figueroa

Vocales: Rev. Miranda; Lic. Oneida Méndez, Rev. David Lee.

En Enero del 2007 se eligió la siguiente Junta:

Presidenta: Pastora Basilia Figueroa Lombillo

Vice: Dr. Mario Pérez Echemendía

Secretaria: Prof. Raquel Vega Llort

Tesorero: C.P. Alberto Lázaro López Lima

Vocales: Lic. Elizabetjh León, Dr. Ahmed Fernández y Pastor Isaac Green.

Secretario General: Rev. Héctor Méndez Rodríguez.

Estructura

Debido a la situación del país la ACJ de Cuba no ha podido lograr una personería jurídica, lo cual le impide hacer varias transacciones de carácter legal.

Sin embargo, ha procurado mantener su trabajo basándose en una estructura muy flexible. Tiene alrededor de 350 miembros, los cuales son:

a) Socios Plenos: Son personalidades reconocidas en el ámbito social, cultural y religioso cubano, que han mostrado su interés en el trabajo de la ACJ;

b) Socios Jóvenes: Son las personas jóvenes (menores de 35 años) que han mostrado su
Disposición a ser miembros de la ACJ y a realizar su trabajo voluntariamente por los objetivos de la Asociación.

La ACJ de Cuba trabaja a través de comisiones, las cuales son supervisadas por la Secretaría General y son las encargadas de dirigir los diferentes programas que tenemos.

Trabajo Realizado

Desde 1991 en que se reinició su trabajo, la ACJ ha tenido que enmarcarse en una situación difícil en el país, sin tener recursos económicos y sin contar con un local propio.
La ACJ de Cuba ha tenido que basarse para mantenerse en la cooperación con las Iglesias pero manteniendo su autonomía e independencia.

Entre lo realizado, debemos destacar lo siguiente:

 a) Fortalecimiento de una Institución Joven, llegando a generar gran interés y progresar en breve tiempo alcanzando cientos de jóvenes, a pesar de no poder ofrecer servicios a los mismos en campos tan atractivos como los deportes.

b) Creación de un nombre en el marco social y cultural del país. Ya la ACJ es reconocida (no oficialmente) en las instituciones existentes en Cuba.

c) Desarrollo de un programa de trabajo propio. La ACJ de Cuba ha procurado no competir, sino tener su perfil propio.

d) Vocación laica y ecuménica. La ACJ ha mantenido siempre su vocación laica relacionándose con todos los sectores cristianos del país y con una amplia perspectiva ecuménica.

Teniendo en cuenta todo lo anterior y basándose en el apoyo voluntario de sus integrantes y en pequeñas cooperaciones de la Alianza Mundial y de algunas ACJs hermanas, hemos podido desarrollar un trabajo permanente, sin grandes hazañas, pero manteniendo y creciendo en nuestra labor.

De dicho trabajo podríamos destacar lo siguiente:

Talleres de Reflexión

Se han mantenido como algo permanente nuestros Talleres de Reflexión sobre diferentes temas. Dichos talleres tienen el nombre de “Foro Juvenil Ecuménico”, ya que se promueve que los mismos sean un foro amplio donde tratar temas que solamente en este lugar se discuten con mucha franqueza.

• Recreación.- Unos de los puntos fuertes de la ACJ de Cuba ha sido su trabajo con la recreación, que se ha proyectado más allá de la Ciudad de La Habana y que alcanzo el pasado año a más de 1 500 niños con los cuales se compartió ofreciéndoles recreación sana y educativa. Eso ha conllevado a formar líderes en recreación con niños y jóvenes.

Festivales Musicales

La ACJ de Cuba ha servido de escenario para el desarrollo de grupos musicales jóvenes que manteniendo su independencia se sienten vinculados a nosotros y obtienen nuestro respaldo.

En el año 1993, por primera vez en Cuba, después de la Revolución, tuvimos un evento en el Teatro Hubert de Blanck en La Habana, con 400 asientos; posteriormente, el 6 de enero de 1994, tuvimos en el Teatro Nacional de Cuba (el mayor del país) un Festival de Buena Voluntad con la presencia de más de 3 500 personas y más de 175 artistas; una exposición de arte en el vestíbulo del Teatro y la presencia de diplomáticos, periodistas, etc.

Posteriormente no hemos obtenido más autorización para usar lugares del Estado pero ocasionalmente lo preparamos en la Primera Iglesia Presbiteriana (en el mes de junio).

 Organizamos un Festival Infantil todo el día y por la noche un Festival Musical Juvenil, en el cual participaron grupos musicales.

Publicaciones

En el campo de las publicaciones, hemos hecho modestos esfuerzos, publicando materiales sobre el SIDA por acuerdo logrado con MAP INTERNACIONAL, organización especializada que radica en Ecuador, también sobre recreación, hemos publicado materiales que se están utilizando en nuestro país.

En el año 2006-2007 hemos publicado varios folletos sobre temas de salud.

Orientación Familiar

Por un acuerdo con la Iglesia Presbiteriana, hemos iniciado un Centro de orientación Familiar que promueve, como su nombre lo indica, el tratamiento de un tema tan necesario como la orientación de la familia.

Dentro de ese trabajo especialmente se destacan las charlas y conferencias sobre temas muy controvertidos y de gran importancia para la preparación de los jóvenes.

Entre ellos encontramos el divorcio, la tercera edad, la selección de la pareja, la niñez y otros, impartidos en distintos lugares.

Su teléfono amigo

Esta iniciativa de nuestra ACJ ha tenido un éxito extraordinario ya que miles de personas han recibido ayuda y apoyo psicológico para enfrentar sus problemas.

Actualmente tenemos una Médica psiquiatra, especialista en Medicina Alternativa, la cuál trabaja en el horario de la mañana y también tenemos una Master en Psicología que trabaja en el horario de la tarde.

Casos muy diversos han sido atendidos y nos queda el orgullo sano de haber sido la primera “Línea Ayuda” establecida en nuestro país.

Ejercicios de Relajación y TAI CHI

Como una actividad derivada de “SU TELÉFONO AMIGO”, surgieron los ejercicios de RELAJACIÓN y posteriormente de TAI CHI que actualmente gozan de mucha popularidad.

Los mismos se realizan varias veces a la semana y constituye un grupo reconocido por la Sociedad Cubana WU SU teniendo una persona como entrenadora que es activa en nuestra ACJ.

Servicio Ecuménico de Noticias

El Servicio Ecuménico de Noticias es desde hace tiempo el rostro visible de la ACJ de Cuba, ya que se envía a lugares intrincados en nuestro país donde personas y grupos reciben estas noticias que de otra forma no pueden alcanzar.

Desde Obispos hasta campesinos, desde intelectuales a sencillos obreros, desde adultos hasta jovencitos, el SERVICIO ECUMÉNICO DE NOTICIAS realizado con trabajo voluntario, suple una necesidad que mas nadie ha cubierto en nuestro país.

Aún en el día de hoy donde el correo electrónico empieza a hacerse más popular, nuestro servicio es requerido y agradecido por las personas que en remotos lugares no tienen acceso a dicho adelanto tecnológico.

Por más de doce años hemos estado dando este servicio a nombre de nuestra ACJ completamente gratis.

Programa “Niños/as”

Por último hemos logrado el apoyo para desarrollar el Programa “Niños/as”, con un perfil propio, es decir, partiendo de la base de que en Cuba la situación terrible de los niños en otros países fue erradicada y como tal es diferente, pero vemos con gran preocupación como, partiendo del actual deterioro económico, empiezan a darse situaciones del pasado (niños pidiendo limosnas especialmente a turistas, abandono escolar, prostitución de adolescentes muy jóvenes, etc).

Por tal motivo, nuestro Programa va encaminado a la prevención utilizando para eso todos los recursos de nuestros “voluntarios jóvenes” que han ayudado en el primer año de nuestro trabajo a que el mismo siga exitosamente.

 —————————————————————————————-
Perspectivas Futuras

La ACJ de Cuba piensa en el futuro y actúa hacia el futuro. Nos gusta “soñar” y “trabajar” para hacer realidad nuestros sueños.

Creemos que necesitamos:

Fortalecer nuestro trabajo, logrando una mayor preparación en nuestros voluntarios aunque sea tener dos profesionales. (En el momento actual no tenemos ninguno).

Mejorar nuestra infraestructura. (No se trata solamente como ven algunos desde fuera en tener un local propio, sino equipos que nos permitan desarrollar nuestro trabajo).

La ACJ de Cuba es masiva y debe tener siempre un local con gran capacidad, por lo cual, aunque en el futuro tengamos local propio, será necesario apoyarnos en instituciones que nos reciban en sus instalaciones.

Eso, además, forma parte de la colaboración pluralista en nuestro país.

Tener estabilidad económica. Hasta el momento, la ACJ de Cuba se ha basado en pequeñas ayudas recibidas, las cuales no propician estabilidad.

Además, la estabilidad económica nos permitirá mantener programas ya iniciados como el de Orientación Familiar e incursionar en otros que tenemos de manera incipiente, como es la producción de videos educativos.